Angastaco, tierra de vinos, especias y cóndores - Destino Norte
Lugares

Angastaco, tierra de vinos, especias y cóndores

angastaco
Angastaco. Paisajes, vinos, especias y cóndores

Siempre los valles guardan una sorpresa. A veces son las caprichosas formas que tienen las montañas, y otra sus colores. Y Angastaco guarda para si el capricho de las formas y los tonos, salvo el de cielo que es único, propio, intransferible.

Angastaco está situado en plena serranía salteña, en un valle, surcado por el río del mismo nombre, que cruza junto al pueblo después de nacer en Pucará, echando sus aguas más adelante en el Río Calchaquí.

Se encuentra a una altura de 1.990 msnm. El clima es seco y árido, con días soleados en general. Llama la atención de este lugar, el contraste entre el verde intenso de los cultivos y el suelo arenoso de los valles. Vid, vino, cereales, frutales. Especias: pimentón, anís y comino, son los productos que el valle provee a sus pobladores.

Desde mediados del siglo XVIII, las naciones indígenas asentadas en la localidad de Angastaco dependían de la Misión Franciscana del Rosario de Calchaquí, ubicada en el paraje de San Isidro, cercana a Cafayate.

Lugares para visitar

El pueblo mismo cuenta con una hostería, un Centro Cívico con un pequeño museo arqueológico, la iglesia que se proyecta en una esquina de la plaza, con sus artesanías, con sus vinos regionales y “pateros”, con su mistela de incomparable perfume.

Todo ello hace que Angastaco no sea un lugar para turistas apresurados que se conforman con echar un vistazo para seguir su viaje en busca de nuevos escenarios.

En Angastaco hay que quedarse unos días para disfrutar de sus cosas buenas. Y de su buena gente.

Ya en las proximidades del pueblo, yendo por Cafayate, se halla un paisaje lunar cincelado pacientemente por la Naturaleza, sobre todo en los Pasos del “Ventisquero” y de la “Flecha”. Se puede pasar cien veces por el lugar y se encontrarán nuevas, casi infinitas combinaciones de formas y colores

Otro lugar que se debe conocer es la Finca El Carmen. Se trata de una estancia rural distante a 8 km en dirección norte, camino a Cachi siguiendo la Ruta Nacional Nº40, enclavada entre un fértil valle y la serranía que continúa con las características particulares de la quebrada de la flechas.




Se desarrollan allí actividades agropecuarias y de turismo rural, tales como hospedaje, casas de comidas regionales “El Rincon Florido”, paseos por los lugares de cultivo, aguas termales, y cabalgatas entre otras.

En la finca está ubicada una de las iglesias más antiguas de todo el Valle Calchaquí que data del año 1780, restaurada allá por el año 1969 por los actuales propietarios del lugar, la familia Miralpeix. Merece la pena visitar éste lugar tanto por el increíble paisaje como también por sus costumbres y su gente.

Nueva Iglesia

Este bello templo, de estilo arquitectónico colonial, fue construido por la Municipalidad de Angastaco entre los años 1976-1979.

El artífice de esta imponente construcción fue el arquitecto Guillermo Lee, bajo cuya dirección se levantó la obra que fuera inaugurada el 8 de diciembre de 1979 por Monseñor Diego Gutiérrez Pedraza, Obispo de la Prelatura de Cafayate.

Vieja Iglesia

Este templo que data de 1945 fue construido por el vecindario del lugar con materiales de la zona: adobes, techo de caña y piso de ladrillo, en el predio de la Familia Cruz.

Está emplazado en el “viejopueblo”, de casas de adobe, con calles que no son ya de piedra sino polvo y que se fue quedando atrás, como parte de la historia de Angastaco.

Los Colorados

Es un lugar situado a pocos kilómetros de Angastaco, hacia el oeste. Vale la pena conocer, aunque el camino de acceso no corresponde al valor turístico del lugar.

Es imposible describir en detalle su topografía. Se requiere fotografiarlos o filmarlos.

Es un enorme anfiteatro natural rodeado de montañas multicolores en las que predomina un rojo intenso. Pero no están lejos sino al alcance de la mano.

Los encantos de los Colorados no se limitan a la geografía, a lo paisajístico.

En el centro de ese anfiteatro la religiosidad y el arte se han conjugado para brindarnos “El Cristo de la Humildad y de la Paciencia” hecho por el artista salteño Colo Cassina.

Es una réplica criolla de un Cristo español. Es un Cristo sedente, de melena y barba renegridas y con una expresión que realmente impresiona. Su contemplación invita a ser más humanos y piadosos.

Pero falta un elemento para completar el espectáculo único e irrepetible que ofrece el anfiteatro de “Los Colorados”.

Los cóndores suelen aparecer para protagonizar un prodigioso ballet en el escenario de los cerros multicolores.

Desaparecen detrás de un cerro y reaparecen por lugares insospechados en una danza interminable. Todo ello sin batir las alas, usando tan solo las variaciones de las corrientes ascendentes y descendentes, con una maestría de expertos aeronautas.

A veces se posan en las altas cumbres pero después reanudaban su ballet en el rojizo escenario. ¡Algo que no se podrá olvidar!

Búsqueda personalizada
Salta (Argentina)
Hoy
Borrar
Viento : 1.6 km/h
Humedad : 42%
1°C
  • Mardes Mañana -3 °C
  • Miércoles   -2 °C

Destino Face