En Cafayate el vino es cosa de mujeres - Destino Norte
Experiencias

En Cafayate el vino es cosa de mujeres

vinos
VINOS Y MUJERES. Carolina Cristófani, entre tinajas muy familiares. Foto: Marta Salinas

Por mucho tiempo, esta fue tierra de vino y de hombres. Hasta que, hace más de una década, dos emprendedoras se atrevieron a incursionar en temas fundamentales para el enoturismo. Mercedes Mounier comenzó a recibir visitantes en Las Nubes, su bodega, con degustaciones. Y Martha Chocobar abrió Killa, primer hotel boutique de la ciudad.

Hoy Cafayate suma una buena cantidad de enólogas, ingenieras agrónomas y graduadas en la comercialización de vinos, que se instalaron aquí y ya forman parte del elenco estable en las bodegas del valle de Cafayate.

Algunas tomaron la posta iniciada por pioneros de sus familias. Atesoran recuerdos de su niñez entre cerros y vides; la escuela y el secundario en la incipiente ciudad, antes de la inevitable partida para formalizar sus estudios y volver ya diplomadas, a retomar la historia familiar de su lugar en el mundo.

Hace más de una década, dos emprendedoras se atrevieron a incursionar en temas fundamentales para el enoturismo

Ese fue el camino de Tania Höy, que bajo el vibrante sol cafayateño y en una suerte de motorhome estacionado entre viñedos, elabora un novedoso espumante de uva torrontés, único con método champenoise. Allí, sumergida en una temperatura de entre 3 y 5 grados, completa el proceso de fermentación que puede seguirse en vivo y en directo junto a la anfitriona del pequeño emprendimiento. Con la etiqueta de Burbujas de Cafayate y el amoroso acompañamiento de su familia -su padre, de origen noruego, trabajó por 20 años en El Esteco-, la joven enóloga que estudió en Mendoza y transitó luego por Napa Valley (Estados Unidos), está lista para lanzarse al mercado de vinos de la región.

Muy cerca está su colega Carolina Cristófani, tradicional apellido lugareño ligado a los orígenes de Cafayate, cuando en los años 50 su abuelo se afincó aquí y creó una fábrica de cerámicos. De allí salieron los famosos tinajones que reciben a los visitantes al llegar, todo un símbolo de la ciudad. A punto de obtener el título de enóloga, Carolina, junto a su pareja, el también enólogo Javier Saldaño, armaron la encantadora bodega Cristófani. Allí invitan a catar vinos que ya van cosechado reconocimientos. Copa en mano, los dueños de casa guían un paseo por el patio de la finca, cerca de los antiguos hornos, hoy desactivados, de donde salían las enormes tinajas.

Nanni es otro nombre pionero en Cafayate con varias ramas, todas dedicadas a la crianza de vinos. Teresita y Susi, tercera generación, tomaron la posta iniciada por su familia para aportar un novedoso programa que combina vinos y paseos, especial para los que elijan alojarse en Chimpa, la antigua finca familiar que Teresita recicló en un refinado rústico salteño, estilo que cultiva también en lo personal, con sus breeches, antiguas polainas y boina.

Los huéspedes, entre otras propuestas, pueden montar sus caballos paseros y cabalgar por la zona para terminar en Tierra Colorada, la nueva bodega de la familia, donde a veces los espera Susana, que luego de colgar el título de abogada tomó a su cargo la dirección de la empresa.

Alojamiento en Salta

Cerca de la plaza, está El Porvenir de Cafayate, sitio especialmente diseñado para catas de los vinos de alta gama de la casa. El edificio reciclado, con la calidez rojiza del adobe y un acceso a la bodega entre enormes toneles, conserva su estilo original. La cafayateña Lucía Romero recuerda cuando aprendió a caminar en la casona de Tolombón de su abuelo, como prólogo de los pasos que muchos años después la llevarían hasta Francia, a la École supérieure de commerce de Bordeaux para, a su regreso, hacerse cargo de la empresa familiar.

Y están las cafayateñas por adopción, que ya echaron raíces aquí. Como la salteña Adriana Rodríguez Balut, directora del Museo de la Vid y el Vino, un imperdible sitio a visitar, único en el país, con su recorrido por la historia, la elaboración y los secretos del vino salteño.

Datos útiles

Museo de la Vid y el Vino: recorrido histórico y multimedia. Martes a domingos de 10 a 19.30. Entrada, 15 pesos (30, para extranjeros). Güemes y Fermín Perdiguero; tel. 03868 42 2322.

Finca Las Nubes: degustaciones de vino y almuerzos, sólo con reservas. Las visitas se hacen de lunes a viernes de 9.30 a 17.30. Sábados, de 9.30 a 14. Teléfono: O3868 422129.

Hotel Killa: quince habitaciones en el corazón de Cafayate. Colón y Güemes; tel. 03868 422254; www.killacafayate.com.ar

Bodega Cristófani: degustación de los vinos premiados Chanté y Cristófani. Para coordinar visitas, tel. 03868 421463; en la ruta 40, frente a El Esteco.

Finca Quara: las visitas se realizan de 9 a 21. Ruta 40, km. 4340. Tel.: 03868 421709; www.fincaquara.com

Bodega Tierra Colorada/Estancia Chimpa: el show-room de la bodega abre de lunes a domingo de 10 a 12 y de 14 a 18. Reservas: 0387 154123990; RN 68, km 10; 0387 155020105.

El Porvenir de Cafayate: degustaciones asistidas con reserva. Visitas de miércoles a sábados de 9 a 13 y de 15 a 18. Tel. 03868 422007. Córdoba 32.

Burbujas con Altura: completo “t our del vino”. Reservas por el tel. 03868 421139. Finca La Primavera RN40, km 5.

 

FUENTE: http://www.lanacion.com.ar/1902740-mujeres-a-la-altura-del-vino

Búsqueda personalizada
Salta (Argentina)
Hoy
Borrar
Viento : 1.2 km/h
Humedad : 83%
20°C
  • Jueves Mañana 19 °C
  • Viernes   18 °C