Cascada El Remate: el agua que brota de la montaña - Destino Norte
csacada el remate
Imponente. La cascada de El Remate seduce a quienes se atreven a descubrirla
Experiencias

Cascada El Remate: el agua que brota de la montaña

Conviene salir temprano, por la mañana, en verano, para evitar los rigores del sol que suele calentar más de lo aconsejable el desierto que rodea a la villa de Amaicha y al pueblito de Los Zazos, paso obligado para descubrir una de las maravillas naturales que esconden los cerros del valle Calchaquí.

cascada el remate
Callecita de Los Zazos. Paso obligado a la cascada

El camino de tierra bordea el río Amaicha alejándose de la comuna. A poco andar, el trazado urbano irregular deja ver casas bajas, cada una con su parra de uvas, como debe ser, y casi todas con proliferación de árboles frutales adornando amplios patios y fondos. Algunos incluso con tunales, cuyos dulces frutos se ofrecen como adecuado tentempie para los excursionistas.

Claro que no conviene dejarse tentar por la abundancia de tunas. El recorrido es largo y el dique de Los Zazos es apenas el “campamento base”. Relajarse a la sombra de los árboles que lo rodean y refrescarse en sus aguas cristalinas será el último descanso que encontrarán los aventureros antes de ir en busca del premio mayor.

Saliendo del dique, los lugareños recomiendan seguir por el sendero que marcha obediente junto al curso de agua que lo alimenta. Poco a poco van desapareciendo los rastros de civilización. De pronto, una mirada en torno devuelve solamente cerros, hondonadas, cauces secos de torrentes efímeros y la escasa vegetación capaz de soportar ese clima.

cascada el remate
Paredes de piedra. Excavadas por el agua durante siglos

El sendero serpentea entre los rasgos fuertes que identifican el terreno. siempre ascendente. En este punto se advertirá la conveniencia de aventurarse ayudado por alguna fruta cítrica, una buena gorra y algún filtro solar.

De golpe, las moles terracotas que recortaban el horizonte aparecen al alcance de la mano. Los caminantes, abstraídos en el esfuerzo del repechaje, tardan en advertir que están muy cerca de descubrir un lugar único. El primer síntoma, es que el curso de agua cobra bríos, se ensancha y su sonido domina por primera vez al silencio del desierto.

Inconcientemente, el paso se apura. Pero dura poco. La sorpresiva estrechez del camino, hasta aquí amplio, impone un freno. A un lado y otro, se elevan enormes paredes de roca, alisada por siglos de erosión del agua que ahora, encajonada entre las moles petreas, parece surgir del corazón mismo del cerro.

Cuesta evitar la sensación de pequeñez y fragilidad que impone la naturaleza. adentrándose en los vericuetos que trazó el torrente, de pronto la montaña parece cerrarse sobre la cabeza. A poco andar, aparece la primera caída de agua. precipitándose entre las piedras, dejando rebotar sus ecos en el enorme atrio que ella misma edificó.

cascada el remate
Dique Los Zazos. El agua de la cascada lo alimenta

Bordeándola, se puede seguir el camino hasta llegar a la segunda. Más imponente, abre a sus pies un piletón natural donde los aventureros podrán cobrarse el premio de un refrescante descanso, contemplando un entorno que no puede ser abarcado con palabras. Más arriba, más adentro de del corazón de la montaña, se suceden otros saltos de agua. Pero llegar a ellos impone el uso de implementos propios de montañistas más avezados.

Quizás sea mejor para los que van por primera vez, emprender el retorno desde este punto, prometiéndose la vuelta para ir en busca de las otras cascadas más altas. Porque siempre conviene tener una excusa para volver a un lugar como la cascada de El remate. Y a la vuelta, a no olvidarse de saborear las dulces tunas de los Zazos. Eso si, sin abusar.

Búsqueda personalizada
Tucuman (Argentina)
Hoy
Borrar
Viento : 0.9 km/h
Humedad : 71%
9°C
  • Mardes Mañana 11 °C
  • Miércoles   10 °C