Muertes, milagros y turistas se mezclan en La Rioja - Destino Norte
El Destapadito. Su nombre se perdió en el laberinto de la leyenda, pero su historia alimenta todas las charlas de la zona.
Experiencias

Muertes, milagros y turistas se mezclan en La Rioja

De uno quedan sólo el esqueleto y restos de sus ropas, entre éstas un botín que baila en torno a los huesos del pie en una tumba improvisada, mientras el otro permanece entero, momificado, en un ataúd con tapa de vidrio un panteón.

De El Destapadito no se sabe siquiera el nombre y se supone que fue un arriero o un prófugo de la justicia, indocumentado, quizás chileno, que se perdió en la cordillera riojana y murió congelado en la década del 50, y fue enterrado junto a la laguna, a 4.300 metros sobre el nivel del mar.

Unos 3.000 metros más abajo y 180 kilómetros al oeste, en el cementerio de Villa Unión -valle del Bermejo- yacen los restos de Miguel Ángel Gaitán, nacido en 1967 y fallecido casi un año después, cuyo cuerpo no se descompuso con la muerte y se mantiene momificado desde entonces.

Ambos se encuentran en el corredor de la Ruta Nacional 76, que vincula bellezas naturales como el Parque Nacional Talampaya (Patrimonio de la Humanidad) vecino a Villa Unión y -rumbo a Chile por el Paso de Pircas Negras- la Quebrada del Troya y la reserva de Laguna Brava.

Este espejo de agua es un lugar paradisíaco para la vista en plena Cordillera de los Andes, con sus aguas que viran del glauco al celeste por reflejo del cielo en días despejados, con matices grises y blancos del salitre o la nieve, además de ser un sitio Ramsar de aves migratorias, en especial flamencos rosados.

Junto a la laguna está uno de los “Refugios de Sarmiento”, sólidas construcciones de piedras con diseño de nido de hornero -no deja pasar el viento pero sí luz y aire- hechas en el siglo XIX para protección de los arrieros, y a su lado un montículo de piedras con una cruz con la inscripción “QPD El Destapado”.

Es la tumba de El Destapadito, cuyo esqueleto se puede ver entre las piedras a centímetros de la superficie, que según la leyenda  fue hallado por unos arrieros que, debido a la dificultad para cavar en el duro suelo rocoso para enterrarlo, lo colocaron junto al refugio y lo cubrieron con piedras.

Al siguiente verano, al despejar la nieve, el cadáver apareció destapado, lo que volvió a suceder cada año que lo cubrían, por lo que ya no volvieron a taparlo totalmente.

Esto, que pudo deberse a cuestiones climáticas o físicas, fue tomado como un signo milagroso o divino y la tumba se convirtió en lugar de culto, donde la gente reza, piden milagros, en forma oral o escrita, y deja ofrendas, flores o monedas junto al cadáver.

El angelito Gaitán. El niño murió a muy corta edad. Años más tarde su cuerpo momificado quedó al descubierto.
El angelito Gaitán. El niño murió a muy corta edad. Años más tarde su cuerpo momificado quedó al descubierto.

En el caso de Gaitán, el niño murió de meningitis mientras era trasladado en una ambulancia, en junio de

1967, y fue enterrado en Villa Unión, donde el cuerpo descansó realmente en paz hasta 1973.

Ese año, una fuerte tormenta “lavó” la tierra del cementerio y movió la tapa de cemento del cajón, y que también dejó al muerto parcialmente descubierto.

Para sorpresa del trabajador del cementerio que fue a reparar la tumba, el cuerpo no se había descompuesto con el tiempo, y poco después que  la reconstruyera la tumba se desarmó nuevamente, lo que fue tomado como un signo extraterrenal que indicaba que el niño quería permanecer descubierto.

Su familia y la gente del lugar decidieron respetar esa voluntad, pero luego que alguien aprovechara para cortarle una falange y robarle un anillo, decidieron mantenerlo a la vista pero en una caja con tapa de vidrio y dentro de un panteón.

Esta construcción debió ser ampliada hacia arriba y los costados, con dos habitaciones, para albergar las numerosas ofrendas, en especial juguetes, como varios osos de peluche que se ven desde afuera en el primer piso.

Adentro hay pedidos y agradecimientos de milagros de todo tipo, fotos, flores artificiales, patentes de automóviles, banderas de clubes y agrupaciones y textos.

La momia sufrió deterioros en los últimos años y esta semana sólo la cabeza momificada estaba a la vista, con su típico gorro de lana blanca, a diferencia del año anterior cuando se veía medio cuerpo del niño, con un saquito a cuadros.

Vecinos de Villa Unión comentaron a Télam que el deterioro podría deberse a que algunos familiares le cambian muy seguido la ropa, en algunos casos en agradecimiento a promesantes que le regalan prendas.

En otras, aseguraron, es para vestir con ropas de Miguelito a bebés en su bautismo, cuyos padres creen que ello es una especie de bendición, y están dispuestos a pagar por el favor.

El refugio de la Laguna Brava, originalmente llamado “el segundo refugio de Sarmiento”, es ahora también conocido como “El refugio del Destapadito”, en tanto el cementerio de Villa Unión pasó a denominarse Cementerio “Miguel A. Gaitán”, como lo indica un cartel sobre la Ruta  76, a un centenar de metros del lugar.

 

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201401/50038-dos-difuntos-contemporaneos-son-el-atractivo-turistico-en-la-rioja.html

Búsqueda personalizada
La Rioja (Argentina)
Hoy
Lluvia
Viento : 1.7 km/h
Humedad : 100%
15°C
  • Miércoles Mañana 18 °C
  • Jueves   20 °C