Un paseo por los dominios del señor de los cielos - Destino Norte
Experiencias

Un paseo por los dominios del señor de los cielos

señor de los cielos
SEÑOR DE LOS CIELOS. El cóndor domina desde las alturas las estribaciones predordilleranas de La Rioja.

Dios y los caudillos marcan el camino hacia la morada del dueño absoluto de esas tierras. Las imágenes del Chacho y el recuerdo de sus luchas federales a puro coraje, le dan un marco apropiado y ayudan a realzar su imagen con un manto de bravura y fiereza. Las calles con nombres de santos y las capillas desperdigadas por allí, le dan un toque religioso y místico al sendero que lleva a sus dominios. El Cóndor andino es amo y señor de los cielos riojanos y la Sierra de los Quinteros es su reino.

La Posta de los Cóndores, a unos 1500 m.s.n.m., es un verdadero remanso de paz y tranquilidad para sus visitantes. Juan y Daniel de la Vega son los dueños del lugar, que según cuentan, se extiende por unas 1200 hectáreas hasta el mirador, que les pertenecen por herencia y están en de su familia desde hace unos 200 años. Las primeras construcciones tienen esa misma edad y fueron restauradas paulatinamente desde la puesta en marcha de la posta, allá por el mes de Julio del 2000.

La Posta

Saliendo desde la capital riojana, se transitan 180 kilómetros, que incluyen el paso por la ruta 38 hasta Punta de Los Llanos y desde allí se llega a Tama, por la ruta provincial 29, desde donde se toma un camino de ripio consolidado que lleva hasta la Posta de los Cóndores, en el corazón de las serranías.

En la Posta, el verde domina los sentidos y los árboles y las pérgolas dibujan formas caprichosas entre las habitaciones y las cabañas, a lo largo de un amplio parque, que se deja acariciar hacia un costado por el paso cansino de un río susurrante que descansa en rocas de granito. Las cabañas y el resto de las construcciones son de piedra y barro, con habitaciones de tipo rústico, amplias, confortables y con hogares a leña que invitan a días inolvidables.




En el comedor se sirven desayunos y comidas tradicionales. No falta el café con leche y el pan casero humeante o el chivito cocinado al horno de barro, regado con un buen tinto; entre otros platos. El lugar fue modificando su esencia con el paso de los años. Hasta el año 91, cuando se abrió la traza del camino que hoy es enripiado, el trayecto desde Tama era a lomo de mula por un sendero y no hubo energía eléctrica por tendido común y teléfono hasta el año pasado, cuando el gobierno provincial riojano llevó la energía por medio del programa de Electrificación Rural.

Travesía

Llegar a las alturas que dominan los cóndores lleva su tiempo. Se parte desde un sitio distante a dos kilómetros de la Posta, donde los guías preparan los caballos. Son 5 kilómetros y medio que se extienden a lo largo de la serranía, por planicies y laderas escarpadas, que insume dos horas para llegar al mirador final, donde los cóndores esperan.

El trayecto, muy bien señalizado, incluye el paso por la que fue la casa de Gaspar Quinteros, quien fue el primero en llegar a esos parajes serranos y su apellido da nombre a la mítica serranía, como un legado que se mantiene inalterable al paso del tiempo. La presencia de agua fue motivo suficiente para instalarse allí y comenzar a producir.

Alejandro es uno de los guías, junto a Jorge y Miguel. Completó dos cursos de Guía Turístico en Tama y la capital riojana. Es el encargado de llevarnos en un viaje maravilloso. Ajusta cada arnés, cada cincha, enseña los pasos básicos de la montura a los novatos y está atento a cada requerimiento, cada pregunta. Luego se llega al mirador de La Garza, donde se tienen las primeras vistas de ensueño. Tras ello van apareciendo distintas geoformas, como El Túnel, y luego se arriba al último paraje de descanso, El Molle, desde donde se inicia el ascenso final hacia la morada de los cóndores.

Arriba, a casi 2000 m.s.n.m., el mirador es una superficie tipo deck, en madera, desde donde los visitantes observan el horizonte en busca de los reyes del cielo. Alejandro maneja los tiempos. Saca una picada de quesos y aceituna y ayuda a mitigar el esfuerzo del trayecto realizado. Los cóndores aparecen y todos los brazos se vuelven uno solo para señalarlos y admirar su majestuosa presencia, su vuelo planeado sobre las cumbres serranas.

El milagro del Turismo

El paraje iba camino a su desaparición, como le pasó a tantos otros en la zona, que hoy son mudos testigos del vuelo de los cóndores, pequeñas construcciones fantasmas que recuerdan tiempos mejores. “Heredamos estas tierras en el 55 y vivíamos como la gente de la zona, de lo que producíamos, como cabritos, productos de huerta y algunas otras cosas más, pero eso está siempre atado a los cambios de la naturaleza. Una mala cosecha o una sequía incidían mucho sobre la rentabilidad”, recuerdan con nostalgia los hermanos de La Vega.

“Nosotros decimos que el turismo fue un milagro, sin esta actividad no estaríamos hoy acá”, afirma Daniel y justifica sus apreciaciones con argumentos sólidos. El proyecto genera no solo trabajo para sus propietarios, sino que hoy ya tiene 7 empleos permanentes, tomando pobladores de la zona, lo que sumado al eslabonamiento de productos y servicios que los parajes cercanos ofrecen a la Posta, ayudan a mejorar la rentabilidad de los pobladores y por ende las condiciones de vida, evitando el desarraigo de los más jóvenes en busca de un futuro mejor.

La Posta no puede autoabastecerse de productos y servicios variados como cabritos, dulces, artesanías, entre otros, y recurre a los pobladores de los parajes de la zona, quienes de esta manera logran dinamizar sus economías familiares. Incluso para no bajar hasta la Capital, los de La Vega se abastecen en el almacén de la zona y los turistas ya se quedan a recorrer otros lugares y parajes y gastan dinero en ellos. Además, la Posta logró algo impensado para un destino turístico riojano, como es romper la estacionalidad.

Si bien hay una temporada alta en los meses de verano y en Semana Santa; también hay una gran afluencia de turistas en vacaciones de invierno y fines de semana largo en todo el año. “Se trabaja todos los meses del año, con grupos que llegan hasta las 30 personas”, explica Daniel. Los visitantes son en su mayoría de provincias como Buenos Aires, San Juan, Córdoba y Santa Fe, quienes llegan a lo largo del año; mientras que los riojanos arriban principalmente en verano. Si bien hay un número importante de turistas extranjeros, la falta de un medio de transporte directo hasta la Posta impide una mayor afluencia, aunque también se brinden, previo acuerdo, traslados desde y hacia diferentes sectores de la provincia donde estén ubicados los turistas.

Fundación Bioandina

Olta aún conserva su porte altivo,. Pese a no volar, despliega sus alas y muestra toda su extensión y su magnificencia. Es un macho que fue rescatado en la localidad cercana que le da el nombre, fue baleado por cazadores furtivos que dañaron su ala izquierda irremediablemente y se encontraba en cautiverio. Detrás se asoma su compañera, Ona, una hembra que también tienen el ala izquierda dañada y vino de Tierra del Fuego y que gracias al trabajo de la Posta y la Fundación Bioandina, ya tuvieron 4 pichones en cautiverio, quienes a su debido momento son extraídos y reinsertados en su hábitat.

Ambos tienen su nido, debidamente protegido y cercado, en una ladera al costado de la Posta. Daniel explica que los pichones se sacan antes de los 7 meses, edad en la que ya vuelan solos y si sus padres no pudieran acompañarlos morirían. La Fundación los lleva a una reserva en la provincia de Río Negro, cerca del balneario de Las Grutas, donde se los reinserta en parejas sustitutas. La Fundación ya ha liberado más de 200 cóndores en todo el país Los cóndores ponen un huevo cada 2 o 3 años y viven unos 60 años. El último pichón de Olta (que llegó en el 2006) y de Ona (llegó en el 2009), nació el 17 de octubre y bromean con ponerle un nombre acorde a esa fecha peronista.

Info

La Posta cuenta con 7 habitaciones con baño privado, con diferentes capacidades, que pueden albergar a 3 personas (matrimonial y simple / matrimonial y dos simples y matrimonial y tres simples) y una cabaña para 6/7 pax. La noche tiene un costo por persona de 400 pesos, desayuno incluido. En total pueden albergar a 18 pasajeros. La cabalgata tiene un costo de 400 pesos y hacerlo caminando trepa a los 250 pesos. La Posta también ofrece otros servicios adicionales como excursiones, avistaje de aves, rappel y escalada, pesca, safari fotográfico y mountain bike.

Datos de contacto

Teléfonos:
380-15-4547853
380 -154803725
380-154507011
postaloscondores@yahoo.com
Mayor información: www.turismolarioja.gov.ar
Facebook: Turismo La Rioja

Texto: Lic. Diego Pérez

Búsqueda personalizada
La Rioja (Argentina)
Hoy
Nubes
Viento : 2.1 km/h
Humedad : 81%
12°C
  • Mardes Mañana 11 °C
  • Miércoles   11 °C

Destino Face